La historia de mis zapatillas

Posted in carrera de montaña, Sin categoría, trail running with tags , , , , on 16 agosto, 2019 by kitesandwind

Todos los corredores, indistintamente de su nivel y experiencia, mantienen una relación intensa con sus zapatillas. No en vano, son su única conexión con el mundo mientras corren. Quien mas, quien menos ha probado una buena cantidad de zapatillas a lo largo de su vida como corredor. Y es común que con algunas se establezca profundas relaciones de amor.

Yo no soy ninguna excepción. Calculo que he corrido con mas de treinta modelos distintos. Algunos han pasado sin pena ni gloria, otros me causaron rozaduras o ampollas a las pocas horas e incluso los hubo que me generaron inestabilidad e inseguridad al saltar entre las rocas… Reorganizando mi armario, he rescatado las treces zapatillas con las que mas he disfrutado, y aquí les dedico un pequeño homenaje.

Las trece zapatillas con las que mas he disfrutado, ordenadas en grado creciente de protección. (1) mi pie izquierdo, junto con el derecho me ha llevado lejos sin protección adicional. (2) y (3) dos modelos de Five Fingers con suela Vibran, el (3) con taco suficiente para correr en montaña… con cuidado! (4) Merrel trail glove. (5) Inov Terra Claw 220. (6) Salomon Lab Sense. (7) Salomon S-Lab Sense 5 Ultra SG. (8) Inov Trail Rock. (9) Inov Roclite 315. (10) Inov Roclite 8 315 con Gore Tex. (11) Salomon Speedcross de bota. (12) Saucony Breakthru. (13) Hoya Speadgoat.

 

La primera zapatilla es tu propio pie (1). Pero salvo casos muy excepcionales, en los países occidentales nos embuten el pie en un calzado a los pocos meses de nacer, y tiene que ser un ejercicio voluntario, de adulto y contracorriente, el sacar los pies del zapato para caminar o correr. Yo nací con un problema en mi pie izquierdo (equino vado supinado) y tuve que gatear con escayola y pasar media infancia con zapato ortopédico. Quizá por eso siempre disfruté mucho de sacar los pies a pasear, de caminar descalzo por casa, por la playa, por el césped… Con 40 años decidí  comenzar a correr descalzo. Me llevó varios meses acostumbrar el pie a pisar bien en suelo duro y variable. He llegado a correr 10 kms en 50 minutos completamente descalzo y es increíble comprobar lo bien diseñado que está nuestro pie y lo poco que duele pisar piedras o pequeños cristales cuando corres sobre asfalto. Cuando quise aumentar la frecuencia de sesiones de carrera descalzo, comprobé que mi piel no se regeneraba a la suficiente velocidad. No podía correr mas de dos veces por semana descalzo, y aun así, si pasaba por terreno abrasivo, simplemente el enlosado de la acera de la puerta de mi casa, se me quedaba la planta del pie muy fina, demasiado fina, y comenzaban dolores, ampollas e infecciones. Asi que para entrenar los cinco o seis días a la semana que me ha gustado siempre entrenar, no me quedó mas remedio que proteger la planta del pie.

Y así redescubrí las zapatillas de dedos (2) o las famosas five fingers. Ya las había usado y me ayudaron mucho a mejorar la biomecanica, a apoyar bien el pie, a caer de antepié… Con los five fingers podía correr con mas frecuencia y distancias mayores sin que se me pelara la piel del pié. Probé varios modelos. Todos con suela Vibran, de gran calidad y muy resistente. Me encantaron las que están pensadas para terreno irregular, que tienen pequeños tacos (3). Con ellas corrí por nieve, no solo por barro, piedras y arena. Y la tracción es increíble. Pero una día en la fuerte bajada de Bola del Mundo a la Barranca, en la Sierra de Guadarrama, sentí el pie muy expuesto a los impactos con las rocas y me prometí que no haría nunca mas una bajada de 1000 m y 6 kms por terreno técnico y rocoso con un calzado así.

Continué mucho tiempo explorando el calzado minimalista. Disfruté muchos años con la marca Merrell. Me gustaron mucho las Trail Glove (4). Mas tarde descubrí la casa Inov, y casi todas sus zapatillas minimalistas me gustaron. Poco drop (diferencia entre punta y talon de altura sobre el suelo, es decir, “inclinación” o efecto “tacon”) y muy ligeras, aunque con buenos tacos y estupendo agarre en barro y roca. De esta marca Inov, corrí muchos kms y algun ultramaraton de montaña con las Terraclaw (5) que pesan sólo 220 gramos.

Correr en montaña, tarde o temprano te pone en contacto con las zapatillas Salomon. Las mas ligeras, las Lab Sense (6) son geniales, buena tracción a pesar de sus pequeños tacos, muy ligeras y una confección y ajuste increibles. Pero muy caras, asi que las reservo para carreras y ocasiones especiales.

Un grado mas de protección y con un taco mas agresivo, las S-Lab Sense 5 ultra SG (7). Me gustan, pero para carreras cortas. Me aprietan un poco los dedos, no me dejan tanta libertad en el antepié, y cuando me he ido por encima de los 30 kms acabo con molestias y alguna pequeña ampolla. Para 15 kms en barro, genial.

El paso bueno para el barro, el agua, las turberas siempre empapadas lo di con otras Inov, las Trail Rock (8), muy ligeras, con un taco marcado y una redecilla que transpira y se moja y se seca con rapidez.

 

Enamorado como estaba, y aun estoy, de las Inov, busqué alguna con algo mas de amortiguación y protección para tiradas mas largas y porque voy acumulando lesiones y años en mi pobre cuerpo… Las Roclite 315 (9) me han ido muy bien y las usé con felicidad en varios ultramaratones.

Para correr en nieve no solo hace falta buenos tacos y buena tracción, sino también prevenir que te mojes mucho el pie y se quede congelado. Algo crucial si vas a estar varias horas ahí fuera. Así me hice con las Inov Roclite 8 315 pero con Gore Tex (10). Me fueron muy bien en Islandia. Geniales para caminar y corretear por nieve. Sin embargo, en el ultramaraton de los Alpes este año me resultaron pesadas y me provocaron alguna uña negra y rozaduras tras 9 horas de montaña. Eso si, son “water proof” total, con unas polainas, no te entra nieve ni agua y acabas con el pie y los calcetines bien secos.

He disfrutado mucho, aunque he tenido pocas ocasiones, las Salomon Speedcross de bota (11). Te agarran muy bien el tobillo y evitan que entre nieve. Los tacos son muy buenos. No obstante, las Speecross no me acaban de gustar porque tiene mucho drop: 10 milimetros!!! No acaba de gustarme tanto tacon. Todo lo que sea mas de 4 o 6 mm, me genera inestabilidad y desconfianza. Estas botitas estan bien para entrenamientos y carreras cortitas con mucha nieve.

 

Como no todo va ser correr por el campo y la montaña, siempre hay que tener alguna zapatilla polivalente que puedas meter en pista y que vaya bien en asfalto. Además, acumulando desgaste y lesiones en tobillos y rodillas, hay que tener zapatillas que mimen un poco el pie. Yo estoy feliz con las Saucony Breakthru (12). Ligeras, amortiguadas, un pelo demasiado drop (8 mm), pero me acostumbré y voy bien en pista y hasta en caminos poco técnicos.

Mi ultima adquisición está mediada por mi lenta recuperación de la operación de menisco. El año pasado me quitaron un trozo, y aunque recuperé rápido y bien, comencé a correr carreras de montaña demasiado pronto y me hice alguna molesta avería tipo edema óseo y similar. La semana pasada me hice con estos gigantones de Hoya, las Speadgoat (13) y aunque vas un poco como subido a unos andamios, tiene un drop razonable y son increiblemente ligeras. Me vi muy bien corriendo con ellas, atenuando el impacto sobre mi aun maltrecha rodilla. Estoy aun probandolas, pero las vibraciones son buenas…

 

 

Anuncios

Correr solo por la montaña

Posted in carrera de montaña, Running, trail running with tags , , , on 13 agosto, 2019 by kitesandwind

Unir el esfuerzo físico de correr con el placer y la emoción de recorrer montañas y subir cimas es una auténtica gozada. No es nada sorprendente que la carrera de montaña o el trail running se haya puesto tan de moda en los últimos años. Si algo tiene de bueno el entrenamiento para poder correr por la montaña con ciertas garantías es que debe ser completo. No basta con tener una buena base aeróbica (o cardio), es decir, resistencia. Hay que sumar fuerza en músculos clave (cuádriceps, gemelos, glúteos y todo el core). Y también equilibrio, coordinación, agilidad… Nunca estás lo suficientemente entrenado porque siempre hay algo que necesita atención cuando hay tantos frentes abiertos. Y eso es, unido al deleite del paisaje, lo que hace tan atractivo correr por las montañas.

 

Un paso más, un desafío superior, es correr solo por desniveles y montañas. Es estimulante y divertido correr acompañado, pero correr solo tiene un punto de respeto y aventura, y supone una gran oportunidad para conocerse mejor, para sondear los límites, para rumiar ideas y para pensar en grande aprovechando el subidón doble: el que produce el esfuerzo y el que conlleva hacer cumbre. Extremando precauciones, correr solo en la montaña y sobre todo descubrir rutas, paisajes y cimas sin mas compañía que el viento en la cara es una de las mejores y mas intensas experiencias que uno puede disfrutar.

 

En los últimos años he tenido la fortuna de poder correr por montañas en diversos continentes. Todo empezó con mi primera aventura en los Andes chilenos. Con poca experiencia, fui muy ligero de ropa, agua y geles, y escasa información geográfica que me obligó a improvisar la segunda parte de la ruta cuando aparecieron unas paredes que no se veian en Google Maps… Acabó bien la historia, pero corrí riesgos que me propuse no volver a correr yendo solo. Aquí se ve aquella primera carrera en solitario:

https://www.youtube.com/watch?v=riotCYKalUM&t=114s

 

 

 

Años mas tarde, aprovechando una estancia larga de trabajo en el Jardín Botánico de Rio de Janeiro, corri por la famosa senda entre Teresopolis y Petropolis. Un clásico del sederismo brasileño que, ligero de ropa se puede hacer en un dia corto. Preciosos paisajes y fuertes desniveles:

 

https://www.youtube.com/watch?v=vH9jWy6VRbs&t=360s

 

También durante un viaje de trabajo, en esta ocasión al Instituto Cervantes de Tetuán, pude escaparme y disfrutar de la naturaleza solitaria y salvaje de las montañas del Rift, en el norte de Africa:

 

 

https://www.youtube.com/watch?v=Ix7ZdJroDDY

Corriendo que es gerundio…

Posted in Momentos, Running with tags , , , , , , on 10 octubre, 2015 by kitesandwind

Cuanta gente corre hoy en dia… nos asomamos a la ventana y no tardará en pasar alguien corriendo con su camiseta de colores y sus zapatillas. Durante mucho tiempo me pareció aburrido eso de correr. Para mi, hacer ejercicio estaba ligado a disfrutar, estaba conectado con actividades lúdicas como volar cometas o patinar. Sin embargo, el tiempo pasa, la vida se complica, el cuerpo se vuelve rígido y torpe, los analisis médicos te muestran que el colesterol lo tienes alto, notas que cada vez pasas mas y mas horas sentado frente al maldito ordenador… Y le das otra mirada a eso de correr. Eso me ocurrió a mi hace unos cuatro años. Quise empezar a hacer ejercicio de forma mas regular. Con una agenda loca, llena de reuniones, compromisos y viajes, si pude ir sacando 3 dias en semana para correr. Y pasado el primer año, empecé a disfrutar realmente. Mi cuerpo se fue acostumbrando. Lo asocié a escuchar música y a tener una hora de soledad y concentración para mi sólo. Y las endorfinas comenzaron a fluir … tuve la vision de combinarlo con sitios bonitos, e incluso cuando estaba de viaje, me levantaba antes de amanecer y correteaba para sentir la nueva ciudad y llegar a conocerla un poquito antes de la reunión.

 

Tuve la suerte de poderlo compartir con mi hija Alba y pronto ella y yo nos animábamos a levantarnos pronto todos los dias y hacer nuestros kilometros … con el viento en la cara! sudando la camiseta. Perdí peso, me sentí bien y retomé muchas cosas de mi vida con un nuevo ánimo…

 

Cuando puedes correr por la montaña, todo cobra una dimensión inusitada. El paisaje te anima a seguir, a explorar, a subir, a bajar… en este verano Alba y yo disfrutamos de varias carreras por los Pirineos. Escenas y momentos inolvidables. Acabamos agotados, no teníamos experiencia pero en una de las carreras subimos bien alto, vencimos un desnivel de mas de 1100 metros y completamos mas de 17 kilómetros en una mañana soleada y gloriosa:

 

 

Ese mismo año subiría al cerro Campana en Chile central con mi amigo Adrian, toda una odisea para mi, ya que ascendimos casi 2000 metros e hicimos mas de 30 kms. Me dejé el psoas (un musculo que no sabía ni que tenía) dolorido, y quede varios dias bajo mínimos, pero valió la pena. Fue un ascenso increible, pasando desde zonas bajas, al bosque de nieblas y ascendiendo por encima del mar de nubes a la cumbre desde donde se veían los Andes. El mismo sendero que recorriera Charles Darwin hace mucho tiempo… Aqui lo resumo en un video:

 

 

 

Unos meses antes mi hija Alba y yo con mi cuñado Pepe nos apuntamos en una divertida carrera nocturna por la zona de Colmenar Viejo, al pie del cerro de San Pedro (Madrid). La carrera de las luces. Lo pasamos muy bien. Escenas increíbles al ver el rosario de lucecitas en medio de la oscuridad recorriendo los caminos… Un video de aquella noche:

 

 

Esperamos seguir mucho tiempo disfrutando de este ejercicio tan sano y natural!!!

 

 

Cometas y patines en la calle

Posted in Long Distance Pumping (LDP), Longboard & Skate, Power kites with tags , , , , , on 8 agosto, 2015 by kitesandwind

La calle ofrece rincones, escenas y espacios para mil cosas. La suave superficie del asfalto permite rodar y patinar. Y siempre tenemos una calle cerca, Vivimos rodeados por ellas. Con un patín y una cometa en la maleta siempre hay ocasiones de sacar partido a las calles de todo el mundo. Y a veces se pueden combinar ambas cosas, como en esa tarde que pasamos cerca de Montreal en Canadá donde nos propulsamos con una cometa para recorrer algunos tramos sobre un patín. Le llaman a esa modalidad “street kiting” o cometear en la calle y es muy divertido. Tiene sus limitaciones, la primera, como siempre, el viento. En una ciudad el viento suele ser racheado y de dirección cambiante, lo cual no es buena cosa para volar cometas. Pero se puede encontrar alguna zona abierta donde entre bien el viento, como en las orillas de un río. La segunda limitación son los numerosos obstaculos que hay en las calles, desde farolas a bancos pasando por todo tipo de mobiliario, lo cual obliga a usar unas lineas cortas para poder maniobrar la cometa y navegar entre tanto objeto. En este video rodado junto al río San Lorenzo, en Varennes (Montreal),   empleamos una cometa tipo NASA para propulsarnos sobre un longboard de la marca Carver, estupendo para carvear, dar giros cerrados y bombear para completar la propulsion si hace falta.

 

https://www.youtube.com/watch?v=DDrVhwzxTuI

 

La calle es el escenario por excelencia para los patines de todo tipo. Y si quieres dar un buen recorrido, hacer kilometros y disfrutar del asfalto bombeando y carveando, es muy recomendable hacerse con un longboard tipo LDP (long distance pumping) de grandes ruedas y de ejes que giren mucho, sobre todo delante para poder bombear sin poner pie en tierra en un buen rato. Como se ve en este video que rodamos en Campello (Alicante).

 

https://www.youtube.com/watch?v=mizRn7Ty8Bs

 

Posiblemente la modalidad mas “callejera” de todo esto sea el skate, el monopatin que fue desarrollado para surfear en las piscinas vacias de California en los años 60 y 70, y dio lugar a todo un modo de vida. En este video querria rendir un pequeño homenaje al desaparecido skate park de Alcorcon, un lugar en el que durante años se disfrutó  mucho de esta opción en la que algunos son auténticos acróbatas.

 

https://www.youtube.com/watch?v=BFuZRJ62i04

Dos caras del viento: trucos y freestyle con cometas acrobáticas frente al deporte y la adrenalina de las cometas de tracción

Posted in Acrobaticas (stunt kites), Momentos, Mountain & Buggy, Power kites, Tracción with tags , , , , , , on 7 noviembre, 2014 by kitesandwind

Hace tiempo que no me siento a paladear los momentos disfrutados con el viento… pero por suerte ha habido muchos de esos momentos. El disfrute del mundo de las cometas tiene en buena parte su razón de ser para mi en la gran diversidad de estructuras voladoras que podemos elevar sujetas de uno, dos, tres o cuatro hilos a nuestras manos. Esa diversidad de ingenios voladores lleva aparejada una diversidad tambien en las actividades que con ellos se pueden hacer. Segun el sitio, el estado fisico, la hora del dia, la compañía, el calor o el frío que haga a uno le puede apetecer la sutileza de una cometa planeadora que se desliza sobre un mar aéreo sin esfuerzo y sin prisa, el desafío de coordinar su vuelo con un compañero ejercitando trucos o figuras geométricas con una cometa acrobática, o bien disfrutar a tope con el chute de adrenalina que se deriva de la velocidad, la aceleración y los cambios de rumbo cuando una cometa de tracción te impulsa con tu patín o tu buggy.

Hoy he querido rescatar dos vídeos que edité hace mas de un año y que su comparación ilustra esta diversidad del mundo de las cometas.

En el primer vídeo me “bautizan” haciendo por primera vez la legendaria “ruta del sapo” en Zalduendo, Burgos, de la mano de dos expertos pilotos de buggy, Carlos Proki y Ruben Sereno, que me llevan por el recorrido, me ayudan cuando mi cometa cae al ir en empopada y no saber mantener tensión y me bautizan con el agua sagrada del pilón de un prado de ganado que atraviesa la ruta …

https://www.youtube.com/watch?v=aXOgpOt9HMo

En el segundo vídeo comparto el aire con mi amigo Michele, especial piloto de cometas acrobáticas que vive en Varennes, creca de Montreal, Canadá, junto a una inmensa y verde superficie acunada por el gran rio San Lorenzo ideal para volar cualquier cosa… un dia estupendo de verano sin mas agenda que probar trucos, volar juntos y disfrutar de la suave brisa que corre junto al río…

https://www.youtube.com/watch?v=nLhci8ehSKk

Un fin de semana de mucho viento en Chozas (León) con kite buggies y mountains

Posted in Mountain & Buggy, Power kites, Tracción with tags , , , , , , on 7 diciembre, 2013 by kitesandwind

 

En Abril de 2013 nos juntamos unos cuantos locos de las cometas de tracción con nuestros buggies y mountains en un lugar tan especial como ventoso: el aeródromo de Chozas, en León. Hizo un frío importante, pero ni eso ni las fuertes rachas de un viento rabioso nos desanimaron. Con la gozada de poder dormir “a pie de obra” y de compartir muchos buenos ratos con los que allí nos juntamos de muchos puntos de España, pasamos unos grandes dias para el recuerdo.

 

Cuando el viento era ya demasiado furioso para ir en el mountain de forma segura, sacamos nuestros buggies. Con la pequeña cometa Access de 4 metros nos divertimos muchos tanto pilotando el buggy como controlando la cometa que cruzaba la ventana a gran velocidad.

 

Gracias a todos los que hasta alli se acercaron por hacer del encuentro una experiencia estupenda y a los “jambines” de Chozas por acogernos y tratarnos tan bien. Seguro que repetimos.

Aqui un video de uno de los dias:

 

 

 

 

Recordando el terremoto de Chile 2010: festivales de cometas en la Serena

Posted in Acrobaticas (stunt kites), Festivales, Indoor, Momentos, Viento cero, Vuelo múltiple (MKF, Multiple Kite Flying) with tags , , , , , , , on 30 noviembre, 2013 by kitesandwind

Han pasado tres años desde el terremoto que asolara extensas zonas de Chile central y sur… y recuerdo con gran cariño el esfuerzo romántico por renovar la esperanza, la alegría y la ilusión en una sociedad consternada por la catástrofe que hicimos mi amigo Gustavo di Si y yo con la ayuda de Mónica, Christian y varios amigos de la Serena. Nos propusimos juntarnos dos pilotos (un argentino y un español) en esa hermosa ciudad al norte de Chile, lindando con el desierto de Atacama, y organizar un festival de cometas comenzando un día en el Colegio Alemán con un vuelo indoor compartido con multitud de chicos y chicas y seguido por un festival en la playa de la Serena al dia siguiente. Resultó una experiencia tan intensa como agotadora, en la que ademas de generar sonrisas se recolectó bastante dinero en donaciones que luego Mónica transformó en ayudas practicas para pueblos y colegios de la zona afectada sobre todo en el litoral próximo a Concepción.

Ha sido al volver a ver los vídeos que montó Gustavo cuando he recordado lo que las cometas pueden hacer por los demás y uno mismo. Es increíble las dosis de endorfinas que generan pero también las dosis de confianza, idealismo, ingenuidad y atrevimiento con las que abordamos la aventura. Hasta conseguimos que LanChile me permitiera exceso de equipaje para transportar mas de 200 cometas que donadas por El Ventilador pudieran ser sorteadas en ambas sesiones del festival.

Aquí la primera sesión, indoor en el Colegio Alemán, con taller de montaje de barriletes/volantines/cometas:

Y aquí el festival al día siguiente en la playa, imágenes para el recuerdo…

 

 

Aquí se cuentan bastantes detalles de la historia:

http://www.batoco.org/files/2010-festival-la-serena-chile-castellano.pdf

 

Bufffff…. que hermosos recuerdos…